Desde hace unas semanas, Hada, una abuelita cruze de Pastor bélga, vive con nosotros. En 1 mes cumplirá 15 años – una edad atípica para un perro de su tamaño. Convivir con ella, nos ha inspirado hablaros del síndrome de disfunción cognitiva canino y como se hacen mayores los perros.

El síndrome de disfunción cognitiva canino (DCC), o también conocida como demencia senil canina, de los perros puede empezar a partir de los 7 años. Al igual que en nosotros, el cerebro del perro pasa por un desgaste del sistema nervioso central y da sintomas como momentos de confusión, trastornos del sueño, falta de memoria, cambios en el comportamiento, micción inapropiada, etc.

La prevalencia de  en perros es extremadamente alta, oscila entre el 28% en perros de 11 a 12 años y el 68% en perros de 15 a 16 años, pero en muchos casos queda no diagnosticada ya que los propietarios pueden asumir que los cambios de compotamiento son el resultado del envejecimiento normal, y los veterinarios pueden no reconocer los signos. En un largo estudio transversal de perros de entre 8 y casi 20 años, los investigadores estudiaron la prevalencia de la disfunción cognitiva canina, junto con la tasa de diagnóstico veterinario (Salvin HE, McGreevy PD, Sachdev PS, Valenzuela MJ. Under diagnosis of canine cognitive dysfunction: a cross-sectional survey of older companion dogs).  Sobre la base de los datos del cuestionario del propietario, se estimó la tasa de prevalencia de DCC en 14.2%. Sin embargo, solo 1.9% de los casos fueron diagnosticados por un veterinario. La prevalencia de DCC aumentó exponencialmente con la edad, pero no difirió según la raza.

Si has notado que tu perro últimamente muestra algunos de estos síntomas, debes saber que aunque la enfermedad no tiene cura, hay cosas que puedes hacer para retrasar la enfermedad.

Evaluación Médica

El DCC es un diagnóstico antemortem de exclusión. Las entrevistas al cuidador mediante cuestionarios son una herramienta importante para evaluar a los pacientes geriátricos. Es importante excluir otras enfermedades sistémicas que podrían explicar los signos clínicos antes de llegar a un diagnóstico.

Aquí te dejamos una lista de los comportamientos tipicos en perros con una DCC.

DESORIENTACIÓN

  • Parece perdido o confundido en un entorno familiar
  • Disminución de la capacidad de reconocer personas o animales conocidos
  • Respuesta anormal (aumentada o disminuida) a objetos familiares
  • Dificultad para realizar tareas previamente aprendidas
  • Dificultad para aprender nuevas tareas
  • Atascarse en las esquinas o detrás de los muebles
  • Mirando a las paredes o al espacio
  • Dificultad para encontrar la puerta
  • Dificultad para encontrar el plato de comida
  • No responde a señales verbales

INTERACCIONES SOCIALES

  • Cambios en las interacciones con personas, otros animales (acoger, jugar, acariciar)
  • Disminución de la capacidad de respuesta a los miembros de la familia
  • Disminución del afecto o interacción con los compañeros de casa
  • Cambios en el comportamiento exploratorio
  • Aumento de la irritabilidad
  • Aumento de la agresión (arremetida, chasquidos, mordeduras)
  • Intolerante a quedarse solo

CAMBIOS EN LA PAUTA DEL SUEÑO

  • Dormir más en general
  • Durmiendo menos por la noche
  • Comportamientos anormales durante la noche (vocalización, deambulación, inquietud motora)

ENTRENAMIENTO EN CASA

  • Eliminación en ubicaciones interiores aleatorias
  • Eliminación en el área de dormir
  • Disminución de la señalización para salir
  • Eliminación en interiores después de una caminata reciente
  • Eliminación en lugares exteriores poco comunes (hormigón)

ACTIVIDAD

  • Vagar sin rumbo, inquietud motora, ritmo
  • Nivel de actividad disminuido
  • Pérdida de interés en la comida
  • Más lento en obedecer órdenes
  • Comportamientos repetitivos

Qué podemos hacer?

Primero de todo tienes que consultar con un veterinario. Hay varios problemas médicos que pueden dar síntomas similares a la DCC y solo un médico podrá hacer las pruebas pertinentes y descartar otras causas organicas. Una vez diagnosticado el DCC, el vet es el que te podrá aconsejar mejor sobre los diferentes medicamentos que pueden ayudar al abuelito. Hay varios complementos y cambios en la dieta que pueden ayudar.

CAMBIOS EN LA DIETA

Las dietas que contienen antioxidantes, cofactores mitocondriales, fosfatidilserina y ácidos grasos omega-3 han demostrado ser beneficiosas para los pacientes geriátricos. El tratamiento dietético del DCC se ha centrado principalmente en reducir los efectos nocivos de los radicales libres tóxicos. Se han documentado mejoras cognitivas en perros mayores alimentados con una dieta terapéutica rica en antioxidantes que contiene semillas de lino, zanahorias, espinacas, pulpa de cítricos, orujo de tomate, orujo de uva, ácido α-lipoico, vitamina E, vitamina C, vitamina B12, piridoxina, colina, l -lysina, l-triptófano, l-carnitina y β-caroteno (dieta de prescripción de Hill b / d canina, por ejemplo).

Enriquecimiento y Gestión Ambiental

Es posible que sea necesario modificar el entorno para acomodar las necesidades de las mascotas de edad avanzada y mejorar la comodidad. El agua y la comida deben ser fácilmente accesibles. Los perros mayores pueden requerir más oportunidades de eliminación, ya sea al aire libre o en un área de eliminación interior. También se pueden utilizar empapadores para cachorros para absorber potenciales eliminaciones inesperadas o incontroladas. Si la vigilia nocturna es un problema, los propietarios deben aumentar el ejercicio diurno de la mascota y reducir las molestias por la noche. Las mascotas geriátricas pueden ser menos tolerantes con los niños y otras mascotas domésticas y deben tener áreas de descanso protegidas. Las mascotas mayores también pueden ser menos tolerantes a los cambios ambientales y pueden requerir ayuda de un experto de comportamiento si los cambios inducen problemas relacionados con la ansiedad.

La modificación del comportamiento es similar a lo que se haría para las mascotas más jóvenes, pero con algunas diferencias o limitaciones. Las superficies acolchadas para sentarse y la tracción para el movimiento pueden ayudar. Si la mascota siente dolor, los comandos de “pararse” o “mirar” pueden reemplazar las señales frecuentes de “sentarse” o “bajar”. Los propietarios pueden necesitar ajustar las señales de comportamiento utilizadas en el entrenamiento si la disfunción sensorial es significativa, incluidas las señales táctiles o las señales de mano, si el animal tiene problemas de oído o vista, por ejemplo. Es posible que se necesiten motivadores más poderosos para el aprendizaje, incluido el uso de recompensas de alimentos de alto valor.

Mantener una rutina regular puede reducir la ansiedad, y proporcionar estimulación mental y enriquecimiento regulares ayudará a mantener el funcionamiento cognitivo.

MEDICACIÓN

Como ya hemos anotado existen compementos y medicamentos adecuados para los perros con DCC, pero su uso tienen que ser prescrito por un veterinario.

Esperamos he hemos ayudado un poco para entender mejor a nuestros mejor amigos un poco viejitos. Dadles un bese de nuestra parte!

f